Ya han pasado cuatro semanas desde el nacimiento de nuestro gatito, casi podemos decir que los momentos de riesgo más grandes ya han pasado. En este momento comienza el desarrollo físico y emocional de nuestro diminuto felino. Aún es delicado y frágil pero ya comienza a hacer trastadas, escondiéndose y volviendo loco a todos los miembros de la familia. Tenemos que ayudarle un poco más hasta que crezca del todo. Vamos a ver cómo.

Sociabilización del gatito

Un gatito necesita muchísimo amor, de ello dependerá una socialización más adecuada tanto con el resto de miembros de su camada como con otros animales que pudiéramos tener e incluso con nosotros mismos. Un gato que ha sido acariciado constantemente y que está acostumbrado a la presencia humana se comportará mejor e incluso llegará a obedecer a nuestras órdenes, también es bueno que se acostumbre al sonido de su nombre ya que acudirá a nosotros en busca de más y más mimos.

Iniciando la educación

Además de cariño, el gatito necesita educación. Hay que insistir en que por mucho que nos guste no hay que jugar con nuestras manos. El gatito de por sí intentará agarrárnoslas para morderlas, en ese momento es bueno tener cerca un juguete que pueda distraer su atención y apartarlo de nosotros. A veces funciona el truco de gritar o chillar para que el felino se asuste pero otras veces seguirá intentando mordernos como la presa que él cree que somos.

Es en este momento cuando hay que presentar a nuestro minino el poste rascador, el lugar donde SI ha de arreglar sus uñitas y NO  en el sofá o en nuestro sillón favorito. Si le sorprendemos haciéndolo, le llevaremos con suavidad al rascador para que asocie la idea y se acostumbre.

También es ahora cuando hay que insistir en el uso del arenero, esto será sencillo si le enseñamos como enterrar sus “cositas”, es un hábito que aprenden con rapidez y de por vida.

Peligros en el hogar

El gatito de dos meses ya es casi independiente por lo que explorar su hogar será la actividad a la que dedique más tiempo (pero no tanto como a dormir, por supuesto). Atención a cables pequeños que estén en el suelo porque si puede, los romperá a base de mordiscos, cuidado también con plantas tóxicas como las muy navideñas Poinsetia (flor de Pascua) acebo y muérdago. Incluso algo tan común como un Poto puede producir a nuestro gatito irritaciones en el paladar y vómitos.

Primeras vacunas

El veterinario debe ser presentado al gatito como el amigo que le va a proporcionar los antiparasitarios internos y externos así como las vacunas que protegerán su salud. A los dos meses corresponde ya administrarle la vacuna triplevalente que protege frente a la rinotraqueitis felina, calvirus y panleucopenia enemigos mortales de los gatos. De hecho, es la única vacuna cuya administración es imprescindible durante toda la vida.

Mascobox es la primera canastilla para cachorros completamente gratuita para el centro veterinario y sus clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.