La calidad de los piensos para perros

La oferta de piensos para perros en el mercado es muy amplia hoy en día. Cada vez hay más gente que alimenta a sus perros con pienso pero realmente ¿sabes qué come tu perro? En este artículo te explicamos cómo evaluar la calidad de los piensos para perros. Continuar leyendo “La calidad de los piensos para perros”

¿Tiene carencia de calcio tu perro?

El calcio es muy importante, tanto que debe formar parte de la alimentación de nuestro cachorro y, después, de nuestro perro pues este es esencial en la formación de toda la estructura ósea de nuestra mascota consiguiendo que esta sea lo más fuerte y recia posible. Por lo tanto para conseguir que tu perro crezca sano es de suma importancia que disponga en su comida de la cantidad diaria de calcio que se recomienda.  Continuar leyendo “¿Tiene carencia de calcio tu perro?”

¿Sabes qué frutas y verduras puedes dar a tu perro?

Las frutas y verduras son un excelente complemento alimentario para los perros, que les aportan antioxidantes y vitaminas, además de hidratarles y refrescarles el aliento. Pero cuidado, no todas las frutas y verduras son recomendables para el estómago de tu mejor amigo. Descubre con nosotros qué vegetales puedes ir incorporando a la dieta de tu can y cuáles debes mantener bien alejadas de su hocico. Continuar leyendo “¿Sabes qué frutas y verduras puedes dar a tu perro?”

Mi perro tiene sobrepeso

La alimentación es un factor clave para el cuidado de nuestras mascotas. Desde que son pequeños, tendremos que darles los productos adecuados y elegir el pienso que mejor va con sus características. En ocasiones sucede que algunos perros, por determinados factores aunque les hayamos dado una correcta alimentación, tienen sobrepeso. Entonces, precisarán de unos cuidados y alimentación especial.

Perro con sobrepeso
Imagen: Mr TGT

Este tipo de alimentación debe ser pautada por el veterinario tras estudiar cada caso en particular. Además, deberá controlarse el peso cada dos semanas para ver si ha evolucionado y ha bajado lo necesario. Y, por supuesto, se deben evitar dar sobras de comida que tengamos en casa.

Incrementar el ejercicio

Es factible salir a pasear a nuestro perro varias veces al día. Así se desplazará, jugará y paseará para poder facilitar el movimiento. Si vemos que no tiene muchas ganas, en el centro de veterinaria, también hay actividades para que los perros realicen ejercicio sin demasiado esfuerzo.

Dieta y alimentos

Cuando el perro alcanza el peso estimado y acorde con su constitución podemos seguir con este tipo de alimento para mantenimiento o bien ofrecer alimentos bajos en calorías y con contenidos ácidos grasos omega 3, que evitarán, en buena medida, que el perro vuelva a engordar con facilidad.

Los productos deberán contener menos grasas, aunque serán ricos en vitamina y minerales, pues deben aportar el mismo alimento para evitar que el perro se deshidrate y esté desnutrido. También se precisa que los alimentos sean ricos en fibra, algo que aumentará el volumen de la ración y también la sensación de saciedad en el perro.

Riesgos del sobrepeso

Los riesgos del sobrepeso suelen tener distintas consecuencias, pues el perro tiene una peor calidad de vida en general y pueden llegar a vivir menos años. El sobrepeso puede derivar en obesidad provocando problemas para la salud de nuestro perro (hipertensión, problemas respiratorios y cardiovasculares).

De manera que para mejorar la calidad de vida de nuestra mascota deberemos ponernos en manos de profesionales para que pierda peso adecuadamente y sin riesgos a que tenga una alimentación baja en nutrientes.

Si observamos que, una vez cambiada la alimentación, nuestro perro no quiere comer o está apático, deberemos llevarlo de inmediato al veterinario para analizar si la alimentación es la adecuada.

Las diarreas en perros

Las diarreas en perros son algo muy habitual y provocan una gran cantidad de visitas al veterinario. Normalmente no es algo grave aunque si muy molesto para los propietarios.

¿Qué motiva las diarreas en perros?

Las diarreas vienen motivadas por un mal funcionamiento del intestino delgado que es el encargado de absorber los líquidos de la comida.

Diarreas en perros

 

El proceso digestivo del perro dura unas ocho horas y se suelen absorber el 80% de los líquidos. Sin embargo, cuando un perro tienen la mucosa intestinal irritada, el proceso va más rápido y no se absorben los líquidos dando lugar a las incómodas diarreas.

Si tu perro tiene diarrea, en primer lugar deberías tratar de determinar qué la ha causado. La mayoría de diarreas no son graves y se pueden tratar en casa. Suelen ocurrir de forma natural cada 2 o 3 meses porque el aparato digestivo de los perros es muy sensible (por ello siempre debemos vigilar con los cambios de pienso).

Para pensar que no es grave, antes debes descartar que tu perro tenga alguna enfermedad o que haya ingerido productos tóxicos. En estos dos casos, deberías acudir lo antes posible a tu veterinario para que inicie el tratamiento adecuado.

En principio, si el perro a pesar de tener diarrea se encuentra animado, no sería preocupante pero en cuanto vaya acompañada de fiebre, letargo, pérdida de peso o dolor abdominal, lo más aconsejable es que acudas a tu veterinario.

Prevención

Para evitar las diarreas, siempre debes vigilar:

  • En la calle, evita que tu perro olisquee los excrementos de otros animales porque son una fuente habitual de virus y bacterias.
  • En casa, vigila que no ingiera productos tóxicos ni que tenga acceso al cubo de basuras. También es importante mantener siempre limpio su comedero.
  • La alimentación de tu perro. Utiliza productos de gama alta y consulta con tu veterinario sobretodo si tu perro es muy sensible a la alimentación y propenso a las diarreas.

Tratamiento de las diarreas.

Si tu perro tiene diarrea, lo primero es evitar la deshidratación. Para ello debes vigilar que siempre tenga agua suficiente. Lo ideal en estos casos sería ir cambiando el agua a menudo.

En paralelo, para cortar la diarrea, deberías dejar al perro unas 12 horas en ayunas. De esta forma el aparato digestivo dejaría de trabajar y podría recuperarse.

Después deberías iniciar una dieta blanda, baja en grasas, que permitiera que las células del intestino se regeneren. La comida más recomendada es el arroz blanco hervido con trozos de pollo o pescado hervidos. Un plato que por su humedad evitará que el perro se deshidrate y le estreñirá. Después ya podrías volver al pienso habitual aunque lo mejor es introducirlo poco a poco.

Podría ser que después del tratamiento, tu perro no defecara en 2 o 3 días. No debes preocuparte porque casi todos los alimentos de una dieta blanda son absorbidos y además provocan estreñimiento.

También existen medicamentos y hierbas medicinales que podrías utilizar para tratar una diarrea. Si prefieres esta opción, acude siempre al veterinario para que te asesore en los productos más adecuados y la dosis que debes suministrar.

Síntomas de alerta.

Vigila a tu perro si tiene diarrea. Te recomendamos acudir al veterinario si:

  • La diarrea continua pasadas las 24 horas.
  • Las heces contienen restos de sangre.
  • El perro tiene fiebre.
  • Las diarreas van acompañadas de vómitos.

Cuando acudas al veterinario, lo mejor es llevar una muestra de heces para que pueda realizar un cultivo y determinar rápidamente cuál es la causa.

El destete del cachorro

La fase de destete del cachorro es la que comprende desde su nacimiento hasta que se alimenta con comida sólida. En la mayoría de casos, concluye al mes y medio o dos meses.

El destete del cachorro es una etapa muy importante en su desarrollo. Conviene prestar mucha atención a la alimentación en esta fase porque el cachorro tiene que cubrir muchas necesidades y la capacidad digestiva es muy incipiente.

Destete del cachorro


Reforzando el sistema inmunitario del cachorro

La primera necesidad que tiene un cachorro es la de reforzar su sistema inmunitario. Para ello, el calostro es muy importante porque aporta el 90% de las defensas para sobrevivir durante las primeras semanas. Al igual que pasa con las personas, las anticuerpos que aporta el calostro, van perdiendo efectividad con el paso del tiempo y por ello conviene estar pendientes al inicio del calendario de vacunaciones. Mientras, es mejor evitar el contacto con otros perro y ofrecer un alimento que ayude a potenciar sus defensas.

Otro factor clave en el desarrollo inicial de los cachorros es la leche materna. Se trata del mejor alimento hasta que el cachorro esté destetado. Sin embargo, no todas las madres producen suficiente leche y conviene chequearlo. Si el cachorro no gana peso durante 2 días consecutivos, deberías consultar con tu veterinario. Si fuera porque la madre no produce suficiente leche, te recomendará leche especial de sustitución para cachorros.

Iniciándose con alimentos húmedos

Los cachorros pueden empezar a lamer alimentos húmedos a las 3 o 4 semanas. Al principio, empiezan por lamer la comida masticada por su madre entre toma y toma de leche. La lactancia debe dejarse de forma progresiva para introducir la nueva alimentación. Cuando el destete del cachorro es brusco, suele aparecer la mastitis en la madre que es una inflamación de las mamas como consecuencia de una estancación de la leche.

Para ayudar al cambio de comida podemos preparar papillas, para los cachorros, similares al alimento que su madre regurgita. Para ello debemos humedecer las croquetas con agua para que coja la misma textura.

Nunca debemos utilizar leche de consumo humano porque la lactosa causa problemas digestivos en los cachorros.

Durante el destete del cachorro, conviene:

  • Ir remojando el pienso cada vez menos hasta que podamos acabar dando pienso seco a los 2 meses de edad.
  • Poner la comida para toda la camada en un mismo recipiente para incentivar la competición por comer. De esta forma los cachorros se estimulan mutuamente.

Los primeros dientes

A medida que les vayan saliendo los dientes a los cachorros, las tomas de leche se irán reduciendo porque la madre no querrá dar de amamantar para evitar que le hagan daño.  Será un proceso gradual hasta que a las 6 o 8 semanas, los cachorros ya podrán separarse de la madre. En esta etapa, la madre se mostrará más indiferente ante sus cachorros.

Después del destete del cachorro

Cuando el cachorro deja de tomar leche, conviene dar comida 4 veces al día hasta los 4 meses. Después podemos bajar la frecuencia hasta llegar a 2 comidas al día cuando el cachorro tenga 6 meses.

Durante todo el primer año es muy importante el pienso que elijamos para asegurar el correcto desarrollo de nuestro cachorro. Es importante un pienso de alta gama que cubra todas las necesidades del cachorro y que ofrezca una alta palatabilidad para que le apetezca comer.

La elección del comedero para tu perro

Elegir un comedero para perro puede ser una elección abrumadora. Existe una oferta amplísima de materiales, tamaños o colores.

Para realizar la mejor elección, conviene tener en cuenta las características del perro y del hogar. No aconsejamos tomar la decisión en base a criterios únicamente decorativos.

Comedero para perro

Para tomar la decisión sobre el comedero más adecuado para tu perro, debes responder a varias preguntas como si tu perro es comilón, si ensucia mucho, si tiene problemas de salud, si vas a colocar el comedero en el exterior,…

La elección del material del comedero

En cuanto a los materiales, básicamente tenemos los comederos de plástico, los de cerámica y los de acero inoxidable. La elección del material determinará el cuidado que debes tener con su limpieza ya que las superficies porosas requieren un lavado más concienzudo.

Los comederos de plástico son muy prácticos porque son muy sencillos de lavar. El problema es que algunos perros son alérgicos a ciertos componentes del material. Conviene estar alerta para detectar posibles irritaciones que puedan surgir principalmente en el hocico que podrían indicar que tu perro tiene alergia. Otra característica es que el plástico pesa poco y si tu perro es muy glotón podría derramar el contenido del comedero con sus ansias de comer.

Los comederos de cerámica son muy vistosos y bonitos. El problema es que se trata de un material poroso que cuesta más de limpiar. Otro problema es que puede romperse más fácilmente y por tanto no es muy indicado para perros demasiado activos.

Finalmente tenemos los comederos de acero inoxidable que cada vez están más extendidos. Son fáciles de lavar y si es de buena calidad no contienen ningún tipo de sustancia tóxica (los de mala calidad se oxidan y deben ser reemplazados).

El tamaño del comedero

En cuanto a los tamaños, básicamente debemos mirar el diámetro y la profundidad del comedero. Un comedero de diámetro pequeño evita que los perros con orejas caídas, las metan en la comida y se ensucien. Tener un comedero con mayor profundidad evita que los perros glotones saquen la comida del recipiente al comer.

La altura del comedero es un factor a tener muy en cuenta para los perros con problemas de salud principalmente en la articulaciones.

Un comedero que quede a la altura de la parte inferior de la cabeza, evita que el perro tenga que agacharse para comer y permite que no tenga que forzar sus articulaciones (básicamente cuello, espalda y patas). Además también facilita que el perro pueda tragar más fácilmente.

Para calcular la altura del comedero, deberías medir la distancia desde el suelo hasta la parte superior del hombro de tu perro y restarle 15 centímetros.

Finalmente también podemos encontrar comedores con una base especial antideslizante que hacen que sea más difícil desplazarlo y derramar el contenido. Es útil conocerlo sobretodo si tu perro es muy glotón.

Comederos automáticos

La tecnología también ha llegado a los comederos de nuestros perros. Actualmente podemos encontrar una variada oferta de comederos automáticos con el que podremos dejar programadas las comidas de nuestra mascota. Este tipo de comederos son recomendables para propietarios que no tengan disponibilidad para reponer el alimento o bebida durante un largo tiempo. En función del tamaño del perro y de los días de ausencia del propietario existen modelos que permiten programar desde días hasta semanas.

Aunque la tecnología actual nos lo permite recuerda que nuestro perro necesita el contacto humano.

Si vas a ausentarte varios días lo mejor es dejar a tu perro a cargo de algún familiar o conocido próximo o llevarlo a alguna residencia canina.

Mal aliento en perros

Algunos perros sufren problemas de halitosis. Si el mal aliento no viene causado por ninguna enfermedad, podemos solucionarlo fácilmente.

La placa bacteriana que se acumula en los dientes es normalmente la causante del mal aliento en perros. Esta placa bacteriana está compuesta básicamente por restos de comida, saliva y bacterias que fermentadas producen un olor desagradable.

Mal aliento en perros

Las razas de perro pequeñas tienen una mayor predisposición a sufrir estos problemas. Para eliminar el problema debes atender a:

  • Su higiene bucal.
  • Su alimentación.
  • Los juguetes y aperitivos.

La higiene bucal es una parte importante de la rutina de aseo de los perros. Normalmente deberías cepillarle los dientes al menos una vez a la semana. Este hábito te ayudará a prevenir el mal aliento y los problemas dentales en tu perro. Debes saber que un porcentaje importante de perros ya tiene problemas dentales a los 3 años de vida y que por tanto es un aspecto que no debes descuidar. La aparición del sarro es el primer síntoma de una deficiente limpieza bucal del perro.

Recuerda que no debes utilizar tus productos para la higiene bucal de tu perro. Como el perro no escupe la pasta después de limpiarse los dientes, se la acabará tragando y no le gustará. Peor son los enjuagues bucales porque la mayoría contienen ácido bórico y esto podría matar a tu perro.

Otro aspecto importante es la alimentación. Los restos de comida no deben quedar en la boca de tu perro. Algunos alimentos son más propensos a dejar restos. Por ejemplo los alimentos pegajosos o la carne quedarán más fácilmente en la boca de tu perro que las bolitas de pienso.

Una buena dieta además de ser muy importante para la salud de tu perro, también ayuda a mejorar su aliento. Para la salud dental de los perros es más recomendable el pienso seco que no el pienso húmedo. Las bolas de pienso seco actúan como un cepillo natural con la dentadura de los perros porque el roce contra los dientes ayuda a prevenir la formación del sarro y de la placa bacteriana.

Además de la alimentación, vigila también que el comedero esté siempre limpio. No dejes que se acumulen restos comida porque podrían ocasionar problemas de aliento en tu perro y hasta de salud en los peores casos.

Finalmente debes saber que existen algunos productos especialmente diseñados para ayudar a la limpieza bucal del perro. En primer lugar encontramos algunos aperitivos que se han popularizado mucho estos últimos años que ayudan a mantener la boca siempre limpia. Otro producto que también se utiliza mucho son los juguetes de caucho natural o de nylon que sirven para limpiar y masajear las encías de los perros.

Aunque tanto los aperitivos como los juguetes funcionan, la utilización de los mismos no significa que nos podamos olvidar del cepillado de dientes. Otros productos como los sprays y los enjuagues bucales no son tan recomendables porque normalmente sólo sirven para camuflar el olor durante un rato.

Si con todo lo anterior no conseguimos solucionar el problema, probablemente será porque tu perro tenga alguna enfermedad del aparato digestivo. Por  tanto, te recomendamos acudir lo antes posible a tu veterinario para que haga las pruebas pertinentes para detectar el problema y actúe para solucionarlo.