El lenguaje de los gatos


CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Si te encantan los gatos, seguramente desearás comunicarte con ellos. Por eso, es muy interesante que leas libros y manuales sobre el lenguaje de los gatos.

Lenguaje de los gatos

Imagen: C*A(t)

Por un lado, los gatos hacen 16 maullidos diferentes. Aunque esto es una hipótesis, ya que no han sido cuantificados específicamente o verificados científicamente, la realidad es que hay docenas de vocalizaciones diferentes por gato, que clasificaríamos como “miau”; además, estos maullidos se pueden entrenar.

Lenguaje corporal de los gatos

Conocer el lenguaje de los gatos puede ser realmente una experiencia de unión con tu gato. También es interesante que tu gato conozca tus movimientos, gruñidos o risa y sepa qué significa cada cosa. Además, los gatos se expresan mucho con su lenguaje corporal, como tú. Por eso es interesante que sepas que ciertos movimientos significan cosas determinadas. Por ejemplo, la cola para arriba significa que estás con un gato feliz, alegre, que se acercará probablemente.

La cola hacia abajo indica que un gato está asustado o amenazado. Por otro lado, cuando su cola está moviéndose rápidamente hacia delante y hacia atrás, es un indicador de que un gato está agitado y debe dejarse solo. Es lo contrario que sucede con los perros, que de ese mismo modo muestran felicidad. Finalmente, la cola que se mueve lentamente hacia adelante y hacia atrás significa que un gato está tratando de descifrar una situación. Y como ya sabrás, una cola erizada significa que un gato tiene miedo.

Otra buena manera de medir el estado de ánimo de tu gato es prestar atención a la posición de sus orejas. Los oídos hacia adelante es que tienes un gato juguetón. Si tu gato tiene las orejas hacia arriba demuestra que tu gato está alerta. Finalmente si sus orejas están de espalda y planas contra la cabeza es una señal segura de que un gato tiene miedo y se está poniendo a la defensiva.

Además, también podemos fijarnos en sus pupilas. Si están dilatadas significa que el gato está tenso o que posiblemente asustado.

Ver y escuchar a tu gato te ayudará a entenderle mejor, así que ¡atento!

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.