Cómo bañar a un cachorro


CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Si acabas de comprar o adoptar a un cachorrito y te surgen dudas de cómo mantenerlo limpio, debes saber qué pasos seguir a la hora de bañar a un cachorro, ya que este momento es importante.

Bañar a un cachorro

Imagen: Simonds

En general, los cachorros, al ser apartados de su madre, necesitan ser limpiados por el ser humano, ya que es la madre la que realiza las tareas de higiene lamiendo a las crías hasta que éstas crecen, empiezan a moverse y a ser independientes.

Los cachorros que comienzan a moverse o están lejos de su madre, se ensucian de orina o al defecar. Si los estás entrenando con papel de periódico para que hagan sus necesidades, sus patitas también se ensuciarán de tinta. En este momento (2-3 meses) la mayoría de las veces todo lo que necesitas es pasarles un paño húmedo o una toallita desechable.

Sin embargo, una vez al mes y sobre todo cuando ya han cumplido los 3 meses, se les puede bañar. Bañar a un cachorro joven no es muy diferente de bañar a un bebé. Lo principal es mantenerlos calientes cuando se bañan: estar dentro de una sala caliente, tener agua caliente, toallas suaves y un secador. Por supuesto, nunca debes permitir que los cachorros estén al aire libre si están húmedos.

Si tu cachorro es de una raza que requerirá la intervención de un profesional en los baños adultos, es una buena idea que acudas a éste desde el principio, para que después no tengan miedo a los baños.

Es muy habitual empezar bañando a los cachorros en el fregadero de la cocina. Se trata de una buena ubicación porque es más cómodo que la bañera donde tendrás que agacharte. De todas formas, elijas la ubicación que elijas, coloca a tu cachorro en una alfombrilla de goma para evitar que se resbale. Acarícialo y dile palabras agradables mientras estás en el proceso de preparación. Usa un champú especial para cachorros.

No utilices tu champú porque el de perros tiene otro ph. La elección del champú es muy importante. Si tu cachorro tiene la piel seca o escamosa, usa un champú de avena calmante, dejando la espuma actuar durante diez minutos antes de enjuagar. Si el cachorro tiene pulgas, por razones de seguridad usa un champú antipulgas natural, en lugar de productos químicos fuertes.

Finalmente, enjuaga siempre muy bien al cachorro, ya que cualquier champú que quede en el abrigo de pelo le causará sequedad y picazón.  No hace falta lavar a los cachorros de este modo más que una vez al mes, aproximadamente.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.