¿Qué tipo de arena para gatos necesito?


CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

La arena para gatos que utilices es muy importante para la salud de tu gato y la de toda tu familia.

El objetivo de este post no es hablar de ninguna marca sino analizar los diferentes tipos de arena para gatos que existen en el mercado para que puedas decidir la que mejor se adapta a tus necesidades. Una vez tengas esto claro, te recomendamos probar distintas marcas porque hay calidades muy distintas (y por supuesto precios muy distintos).

Para acertar en el tipo de arena, analizaremos las diferencias entre la arena natural, la arena aglomerante, la arena de sílice y las arenas ecológicas.

Arena para gatos

Imagen: littleREDelf

La arena natural no aglomerante.

La arena para gatos más utilizada en España es la denominada arena natural o sepiolita. Este tipo de arena representa el 60% de las ventas de arena en España.

La arena natural es la que primero se lanzó al mercado. Este tipo de arena se está utilizando como lecho para los gatos desde 1947. Las principales ventajas son:

  • Es la opción que más gusta a los gatos. No se pega a las patas y es la única opción natural.
  • No contiene aditivos químicos perjudiciales para la salud de los gatos y de las personas.
  • Tiene un menor coste.

Sin embargo, no es la arena que más absorción tiene y el principal hándicap es que no se puede hacer un mantenimiento parcial. Es decir, cuando el gato lleva unos días haciendo sus necesidades, la arena se satura y es necesario cambiarla toda de golpe porque no es posible distinguir entre la arena “usada” que ha perdido su capacidad de absorción del resto.

La arena aglomerante.

La arena aglomerante se empezó a comercializar a posteriori y se creó para facilitar el mantenimiento de los areneros de los gatos. Hoy en día representa el 20% de las ventas de arenas para gatos en España. Por su composición, también se la denomina bentonita.

La principal ventaja de esta arena es que con la humedad se generan masas sólidas que pueden retirarse del arenero fácilmente. De esta forma, en el arenero sólo queda la arena que no ha sido utilizada y es posible ir rellenándolo poco a poco sin tener que vaciar el arenero. A pesar de facilitar este mantenimiento parcial, será igualmente necesario vaciar al menos 1 vez al mes todo el arenero porque parte del pipi habrá ido filtrando sin dar tiempo a aglomerar la arena. Cuando se filtra, el pipi queda pegado en la base del arenero y hay que desinfectarlo.

Sin embargo, no todo son ventajas y por ello no ha acabado de cuajar. Los principales inconvenientes son:

  • El polvo que levanta puede causar problemas respiratorios a los gatos y las personas. Estas arenas llevan bentonita de sodio y está demostrado que es un producto nocivo.
  • Los aditivos químicos no suelen gustar a los gatos y causa mucho rechazo.
  • Puede causar problemas digestivos porque se queda pegada en las patas de los gatos. No es algo muy habitual pero si tu gato es muy limpio puede ir ingiriendo arena al limpiarse las patas y acabar con problemas digestivos.
  • Puede obstruir las cañerías debido a los productos químicos que lleva.

Es una arena capaz de absorber hasta 15 veces su volumen original.

La arena de sílice

La arena de sílice hoy representa el 15% del volumen del mercado en España. Es la arena para gatos que tiene una mayor capacidad de absorción (es capaz de absorber hasta 40 veces su volumen original) y al igual que la aglomerante, su principal ventaja es que también facilita el mantenimiento del arenero. En este caso, la arena utilizada cambia de color y así podemos irla retirando.

Los mayores inconvenientes de este tipo de arena son:

  • Es la arena más cara.
  • Casi todas las arenas de sílice vienen de China y esto genera una gran huella de carbono. En términos ecológicos es la más perjudicial.
  • El tacto no suele gustar a los gatos. Requiere de un periodo de adaptación relativamente largo.
  • Contiene silicato de sodio que es un material que está ligado a problemas respiratorios: bronquitis, tuberculosis y hasta cáncer de pulmón.

La arena “ecológica”.

El restante 5% está formado por las denominadas arenas ecológicas. Básicamente son pelets de madera o papel prensado que absorbe el orín.

Las principales ventajas son el cuidado medioambiental y que no genera ningún tipo de polvo.

Sin embargo es más cara, se pega a las patas de los gatos y no es demasiado eficaz con la eliminación de olores.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.