Dos instrucciones muy útiles en el adiestramiento canino que deberían conocer todos los perros. Todos saben sentarse y tumbarse porque son posiciones naturales de descanso.

Ambas instrucciones son muy prácticas para relajar al perro y evitar que se descontrole. Lo importante es que aprendan a hacerlo cuando se lo indiques.

Para el adiestramiento canino, debemos programar sesiones cortas donde conviene utilizar algún snack para premiar al perro. El premio se debería entregar justo después de que el perro haya hecho lo que esperábamos que hiciera.

Adiestramiento canino: ¡Sit!

Primero te aconsejamos que le enseñes a sentarse porque el tumbarse es un paso más. Para ello, debes sentarte o arrodillarte junto a tu perro para situarte a su altura y captar toda su atención. Entonces debes dar la instrucción que elijas como “sit” y  levantar con una mano el snack de forma que para verlo el perro tenga que sentarse. Una vez consigues que se siente debes darle el premio para que asocie el cumplir con la instrucción con algo placentero.

Si no funciona, en las primeras sesiones de adiestramiento canino, puedes ayudarle empujando el culo hacia abajo para que entienda lo que tiene que hacer. En este caso también tienes que dar el premio cuando el perro se haya sentado.

Una vez consigas que el perro se siente al escuchar la instrucción, puedes querer que permanezca sentado durante más tiempo. Para ello alargaremos el tiempo entre que se sienta hasta que le entregamos el premio o inventaremos una nueva instrucción en las siguientes sesiones de adiestramiento canino para indicarle que se levante.

¡Plas!

Del sentado al tumbado hay un paso. Para tumbarse, los perros se sientan y después bajan la parte delantera de su cuerpo.

Para aprender a tumbarse, aconsejamos dar la instrucción una vez el perro está sentado. Muchos propietarios usan “plas” porque es una instrucción corta y distinta a otras y permite que el perro la identifique fácilmente. Desde la posición de «sentado», puedes bajar el premio para conseguir que el perro baje la parte delantera de su cuerpo o ayudarle tirando hacia ti de sus patas delanteras manteniendo su culo en el suelo.

Cuando el perro esté tumbado, también debemos premiarle para indicarle que ha hecho lo que esperábamos.

Si queremos que el perro permanezca un rato tumbado, lo mejor es enseñarle otra instrucción para que se ponga de pie. Si obedece la instrucción también hay que darle un premio.

Mascobox es la primera canastilla para cachorros completamente gratuita para el centro veterinario y sus clientes.

Una idea en “¡Sit! ¡Plas!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.