La oferta de seguros veterinarios en España se ha multiplicado. Cada vez hay más demanda de un servicio que en el resto de países europeos está muy extendido. Los propietarios cada día son más responsables con el cuidado de sus mascotas e intentan prevenir frente al coste que puede implicar cualquier imprevisto.

La esperanza de vida de las mascotas ha aumentado y la medicina veterinaria ha evolucionado mucho estos últimos años. Estos dos factores explican que cada vez escuchemos a más propietarios que han tenido que afrontar gastos no esperados en la salud de sus mascotas. Por ello, las compañías aseguradoras, han visto necesidades no cubiertas y han lanzado sus seguros al mercado.

Los seguros veterinarios son similares a los seguros de salud humana y es que hoy en día las mascotas son uno más de la familia. En general cubren los gastos derivados de los accidentes y de las enfermedades que pueden sufrir nuestras mascotas.

Seguros veterinarios de reembolso

La mayoría de seguros veterinarios que existen hoy son seguros contra reembolso. Esto quiere decir que el propietario acude al veterinario y paga su factura según lo que haya necesitado su mascota. Después, el propietario envía la factura a su aseguradora y ésta reembolsa la totalidad o parte del gasto según el tipo de póliza que tenga contratada cada propietario.

Seguros veterinarios de concierto

También existen los seguros que cubren directamente el gasto veterinario sin que el propietario tenga que pagar nada. Sin embargo, este tipo de pólizas no están tan extendidas porque ofrecen un directorio de veterinarios colaboradores muy limitado. Y es que a diferencia de lo que ocurre con los médicos, pocos veterinarios han querido pactar con las aseguradoras unas tarifas especiales para sus asegurados.

Coste de los seguros veterinarios

Las cuotas mensuales de los seguros veterinarios podrían parecer caras si las comparamos con las de los seguros de salud para personas. Sin embargo hay que tener en cuenta que los tratamientos son cada día más caros fruto de la evolución que hablábamos de la medicina veterinaria y que mientras en una persona la esperanza de vida es mayor y en principio pasa muchos años sin requerir demasiadas atenciones médicas, en el caso de las mascotas no es así. Por tanto si comparamos el gasto total que implica el pago de las cuotas del seguro y los ahorros que puede suponer para una persona o una mascota, nos daremos cuenta que el seguro veterinario es más económico.

A la hora de contratar un seguro veterinario conviene conocer los detalles. Los precios varían mucho pero es que no todos cubren lo mismo ni ofrecen las misma condiciones (carencias, servicios añadidos,…). Además de conocer el detalle de las pólizas, también aconsejamos hablar con otros propietarios que hayan tenido experiencia con algún seguro veterinario.

¿Vosotros qué seguro aconsejaríais?

Mascobox es la primera canastilla para cachorros completamente gratuita para el centro veterinario y sus clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.